DR SERGIO MENDIZABAL
 
 
(55) 5655-2559
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Conoce esta guía del paciente ante una crisis de depresión

Trastornos depresivos

Es una desregulación disruptiva del estado de ánimo, la cual puede verse más afectada por los factores siguientes:

  • Episodio depresivo mayor
  • Trastorno depresivo persistente (distimia)
  • Trastorno disfórico premenstrual
  • Trastorno depresivo inducido por droga o una sustancia medicada
  • Trastorno depresivo debido a otro padecimiento médico
 
 
Dichos trastornos se distinguen en general por un ánimo triste, vacío o irritable, acompañado de modificaciones somáticas y cognitivas que afectan de manera importante la capacidad funcional de un individuo. Cambian según la duración, la presentación temporal o la supuesta etiología (causa u origen).

Un cuadro de depresión mayor representa el trastorno clásico de este grupo, se distingue por lapsos determinados de al menos dos semanas de duración. Sin embargo gran parte de casos aparecen por más tiempo, afectando a nivel afectivo, cognitivo, funciones neuro-vegetativas y remisiones interepisódicas.

Puede diagnosticarse con un solo episodio, aunque en la mayoría de los casos puede resultar repetitivo. Es necesario diferenciar entre tristeza normal y la que proviene de un cuadro depresivo.

Cuando se presenta la pérdida de un ser querido (duelo) existe un gran sufrimiento, pero el pronóstico es más benigno comparado con un trastorno depresivo mayor.

El duelo también existe ante la enfermedad, pérdida de salud, del estatus económico y laboral o aquel que pierde todo por jugar o tras un fenómeno natural, dando pie a un trastorno depresivo mayor.

  • Se conoce al duelo como una forma más crónica de depresión, el tiempo normal es de un año
  • La distimia o trastorno depresivo persistente es cuando las alteraciones duran dos años o un año en menores
  • Trastorno disfórico premenstrual, inicia poco después de la ovulación y termina poco después de la menstruación, con un impacto funcional importante que no obstante responde bien al tratamiento psiquiátrico
  • Asociado a sustancias de abuso, como pueden ser alcohol, mariguana, cocaína, inhalantes etc.
  • Reacciones secundarias a sustancias de prescripción médica como los anti hipertensivos y otras

Criterios para diagnosticar los trastornos de depresión mayor

A – En caso de que cinco o más de los síntomas siguientes hayan estado presentes durante un mismo periodo de dos semanas e impliquen un cambio del funcionamiento previo de mínimo uno de los síntomas:

  • Estado de ánimo deprimido - tristeza
  • Pérdida de interés o placer

No incluir síntomas que se pueden atribuir claramente a otra afección médica:

  • Depresión gran parte del día casi a diario, según se desprende de la información propia (por ejemplo sentirse triste, vacío, desesperanzado) o al observar a personas (se les ve llorosas, acostadas siempre). En niños y adolescentes, su estado de ánimo puede ser irritable.
  • Se da una baja importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades gran parte del día, ya sea por una autorreflexión o por observación de otras personas.
  • Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso (modificación de más de un 5% del peso corporal en un mes) o disminución/aumento del apetito casi todos los días. Nota: en los niños considerar el fracaso por el aumento de peso esperado.
  • Insomnio o hipersomnia casi diario.
  • Retraso psicomotor o agitación casi diario (observable por otros, no sólo la sensación subjetiva de inquietud o de enlentecimiento).
  • Fatiga o pérdida de energía casi a diario.
 
  • Surge un sentimiento de inutilidad, culpabilidad excesiva o inapropiada (al grado del delirio) casi a diario, no sólo el auto reproche sino de verdad.
  • La capacidad para pensar, concentrarse o tomar decisiones se ve mermada a diario, ya sea por uno mismo u observando a otras personas.
  • Ideas suicidas y pensamientos de muerte recurrentes (miedo a morir incluso), sin un plan determinado o específico para ejecutarlo.

B - Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo, o bien se da un deterioro a nivel social, laboral y otras áreas importantes.

C - El cuadro depresivo no puede atribuirse a los efectos fisiológicos de alguna sustancia u otra afección médica/enfermedad.

Nota: Los criterios A y C constituyen un episodio de depresión mayor

D - El episodio de depresión mayor no se justifica con un trastorno esquizofrénico, esquizofrenia o esquizofrenizante, un trastorno delirante u otro especificado o no especificado del espectro de la esquizofrenia y demás desórdenes psicóticos.

E - Nunca ha habido un episodio hipomaníaco o maníaco
Cabe señalar que esta exclusión no procede si todos los episodios de tipo maniaco o hipomaniaco son inducidos por sustancias, mucho menos si se pueden atribuir a los efectos fisiológicos de otro padecimiento médico.

Guía de apoyo e intervención para cuando una persona muestra señales de depresión

El Dr. Sergio Mendizábal brinda diferentes tipos de apoyo a aquellos pacientes que presentan cuadros depresivos, esto tanto en consulta externa como cuando se da un internamiento.

Se sugiere internar a una persona cuando tenga un cuadro de depresión mayor. Un ejemplo es la anorexia, ya que el paciente no desea comer y mucho menos acudir al consultorio, ha perdido peso y por lo general no puede ni dormir. En una situación así, debes contactar al Dr. Sergio Mendizábal para determinar los pasos a seguir.

Igualmente es recomendable que cuando hay pacientes con pensamientos suicidas en distintos grados, se les atienda inmediatamente. No es lo mismo tener algunas ideas de no querer vivir o haber perdido el gusto por ciertas cosas, a aquellos casos donde ya hay planeación de suicidarse, ya sea colgándose, asfixiándose o tirándose de una ventana.

Cabe señalar que nunca debe reforzarse una conducta suicida, ya que esto puede acelerar dicha acción. Es vital internar a alguien que presente dicho trastorno aunque no quiera, para ello se puede solicitar apoyo al Dr. Sergio Mendizábal para que envíe una ambulancia con equipo de traslado.

La ley es muy precisa: si una persona pone en peligro su vida o la de otra y no desea ir a consulta para recibir ayuda, debe ser internada a pesar de ir contra su voluntad.

Lo más recomendable es que un psiquiatra externo a la institución lo indique y el médico de la misma confirme el problema del paciente, que puede ser depresión mayor o ideación suicida. Dicha acción debe realizarse informando de ello al ministerio público, presentando la indicación de internamiento del doctor.

Cuando la situación es más controlable no se recomienda un internamiento, sólo es necesaria una autoevaluación en el domicilio del paciente.